¿Qué es la confianza que revienta?

¿Qué es la confianza que revienta?

La quiebra de la confianza es la manipulación de una economía, llevada a cabo por los gobiernos de todo el mundo, en un intento por prevenir o eliminar los monopolios y los fideicomisos corporativos. Los fideicomisos suelen ser grandes conglomerados que pueden poseer el título de o ser dueños de los activos de varias organizaciones. En general, estas organizaciones pertenecen al mismo tipo de industria. Los fideicomisos pueden ser beneficiosos para los miembros porque les brinda una mayor participación en el mercado. Sin embargo, esto puede ser perjudicial para la economía.

El cierre de los monopolios dentro de ciertos mercados fomenta la competencia libre e ilimitada, lo que es beneficioso tanto para la economía como para los consumidores. Si bien las leyes antimonopolio y las políticas de reducción de confianza se producen en todo el mundo, el término reducción de confianza se asocia más comúnmente con las políticas económicas de Theodore Roosevelt, el vigésimo sexto Presidente de los Estados Unidos. Este artículo destaca los orígenes de la quiebra de la confianza, las consecuencias económicas negativas de los monopolios y los grandes fideicomisos, la práctica de las leyes antimonopolio en todo el mundo y la implementación de la quiebra de la confianza por parte del ex presidente de los Estados Unidos, Roosevelt.

El origen de la quiebra de la confianza

La quiebra de la confianza está arraigada en la ley de competencia, que también se conoce como ley antimonopolio o ley antimonopolio. Estas leyes permiten a los gobiernos regular las actividades económicas competitivas y pueden ser aplicadas tanto por el sector público como por el privado. Varias teorías económicas intentan explicar la importancia de asegurar la competencia dentro del mercado. La teoría neoclásica sugiere que las economías con libre competencia trabajan para mejorar la calidad de vida dentro de una sociedad.

Los historiadores creen que la ley de competencia fue practicada por primera vez por el Imperio Romano para mantener un mercado justo para el comercio de granos. Esta ley de protección de granos prohibió a los individuos hacer cualquier cosa para manipular intencionalmente el precio del grano, como comprar y almacenar todo el suministro o evitar que los envíos lleguen al puerto. La ley de competencia continuó extendiéndose por toda Europa occidental y hacia Inglaterra, donde se expandió durante la Edad Media.

En Inglaterra, durante el siglo XV, la restricción del comercio se convirtió en ley común. Esta ley hizo ilegal que cualquier persona o corporación cree o firme un acuerdo comercial con la intención de restringir las prácticas comerciales de otra persona o entidad. La restricción del derecho mercantil común ahora se reconoce como el origen de las leyes antimonopolio en la actualidad. Canadá se convirtió en el primer país en aprobar una legislación moderna sobre leyes antimonopolio a fines del siglo XIX. Al año siguiente, los Estados Unidos aprobaron la Ley Sherman de 1890, que se consideró un paso hacia la formalización de los problemas conocidos anteriormente como ley común.

¿Por qué los monopolios y los fideicomisos son algo malo?

Los monopolios, los grandes conglomerados y los fideicomisos corporativos pueden tener consecuencias muy negativas para los entornos económicos. Cuando una sola industria es controlada por una sola empresa o negocio, los consumidores tienden a sufrir. Esta gran parte del mercado significa que las empresas pueden aumentar los precios sin riesgo de la competencia. Además, los fideicomisos o monopolios grandes pueden ofrecer artículos de menor calidad porque no es probable que un competidor ofrezca algo mejor. Esta práctica elimina la competencia del mercado.

No todos los monopolios, conglomerados y fideicomisos corporativos participan en este tipo de control de mercado. Sin embargo, las leyes antimonopolio, las leyes antimonopolio y las políticas que quitan la confianza trabajan para disolver a cualquiera de las grandes organizaciones que aprovechan su mayor participación en el mercado. Los gobiernos han trabajado para prevenir estos resultados negativos del mercado al monitorear de cerca el comportamiento corporativo. Algunos de los comportamientos percibidos como aprovechando o teniendo una mayor participación de mercado incluyen: mantener intencionalmente bajos niveles de producción de bienes; empaquetar dos productos en una sola venta, lo que elimina la oportunidad de mercado de los competidores; y negarse a proporcionar suministros a competidores potenciales.

Leyes antimonopolio en todo el mundo

Con las leyes antimonopolio modernas vigentes tanto en Canadá como en Estados Unidos, este concepto legal y económico ha seguido extendiéndose por todo el mundo. Los registros indican que a partir de 2008, 111 países han promulgado leyes antimonopolio. Más de la mitad de estos países han introducido estas leyes solo en las últimas décadas. Los economistas afirman que este rápido crecimiento se debe al establecimiento de la Unión Europea y la caída de la Unión Soviética. En Asia, estas leyes han ayudado a las economías a desarrollarse y expandirse.

Trust Busting y el presidente de Estados Unidos Theodore Roosevelt

Aunque los Estados Unidos habían aprobado oficialmente la Ley Sherman en 1890, la ley no era típicamente aplicada por los tribunales en todo el país. En la mayoría de los casos, los jueces tienden a estar del lado de las empresas y corporaciones. Un ejemplo común de esto fue evidente en la American Sugar Refining Company, que fue llevada a los tribunales por controlar aproximadamente el 98% del comercio de azúcar en los Estados Unidos. En 1895, solo 5 años después de aprobar la Ley Sherman, los tribunales de los Estados Unidos se pronunciaron a favor de la American Sugar Refining Company y se negaron a disolver su dominio sobre la industria.

Sin embargo, cuando Theodore Roosevelt asumió el cargo en 1901, todo eso cambió. En 1902, Roosevelt revivió la Ley Sherman demandando a Northern Securities Company, un fideicomiso ferroviario que controlaba las siguientes compañías: Great Northern Railway; Ferrocarril del Pacífico Norte; y los ferrocarriles de Chicago, Burlington y Quincy. La decisión del tribunal hizo que el conglomerado se disolviera. En 1903, trabajó estrechamente con el Congreso para establecer la Ley Elkins, que hizo ilegal que las compañías ferroviarias ofrecieran descuentos a grandes establecimientos agrícolas. Estos descuentos dificultaron la participación de pequeñas empresas agrícolas en los servicios ferroviarios, y la ley sirvió para que ese acceso fuera más equitativo en todos los ámbitos. En el mismo año, el ex presidente Roosevelt también impulsó el Acta de Expedición. Cuando el acto se hizo legal, se trabajó para romper varios fideicomisos que habían estado manipulando el mercado y, según Roosevelt, aprovecharse de los consumidores al aumentar los precios sin límites. Los fideicomisos que fueron arrestados como resultado de este acto incluyeron: acero, ferrocarril, petróleo y procesamiento de carne.

En los primeros 7 años de su presidencia, Theodore Roosevelt presionó constantemente por las políticas de desintegración de confianza y las decisiones judiciales. Trajo al menos 43 fideicomisos a la corte durante ese tiempo. Cuando no estaba ocupado con los esfuerzos de reventar la confianza, el ex presidente Roosevelt estaba ocupado asegurándose de que no se pudieran establecer grandes confianzas y conglomerados. Por ejemplo, en 1903, trabajó para crear la Oficina de Corporaciones, que se encargaba de administrar e investigar las corporaciones que participaban en el comercio interestatal. El presidente Theodore Roosevelt ha sido referido a menudo como "The Trust Buster" en reconocimiento a sus esfuerzos políticos.

Recomendado

¿Qué primer país le dio a las mujeres el derecho a votar?
2019
¿Qué es la cartografía?
2019
Bandera de Bahrein - Colores, Símbolos, Significado
2019